Cada vez falta menos para que puedas ver la carita de tu precioso bebé y puedas acoger su cuerpecito entre tus brazos. ¿Estás ansiosa? La ansiedad durante el embarazo es bastante habitual, ¡más a medida que se acerca el momento del parto! Intenta relajarte y disfrutar de esta maravillosa etapa de tu vida.

Hoy, en Menudos Bebés, hablamos de las 26 semanas de embarazo. ¿Quieres saber cómo se ha desarrollado tu hijo esta semana y cuáles han sido los principales cambios en tu cuerpo? ¡No te pierdas este post! Recuerda que nosotros hablamos de semanas de vida de tu bebé mientras que tu doctor cuenta las semanas desde tu última regla. Así, nuestras 26 semanas de embarazo serán para él, 28 semanas.

26 semanas de embarazo: El desarrollo del bebé

En la semana 25, el bebé ha comenzado a experimentar hipo ¡pero sin ruido debido a la falta de aire en sus pulmones! Además, ha crecido tanto que ocupa casi todo el espacio en el útero y se entretiene botando y rebotando, practicando el movimiento respiratorio y jugando con sus manos y con el cordón umbilical.

En las 26 semanas de embarazo, tu peque ya ha acumulado algo de grasa bajo la piel y ¡luce más redondeado! ¿Te imaginas sus michelines? Poco a poco, la piel se engrosa y si la vieses, te llamaría la atención una sustancia blanquecina que la recubre: es el famoso vérnix caseoso.

Además, esta semana el sistema nervioso central de tu hijo continúa desarrollándose y el peso de su cerebro aumenta. Si observásemos su cerebro, veríamos que ya no se trata de una superficie lisa sino que tiene pequeños surcos: ¡cada vez está más preparado para su nacimiento! De hecho, algunas investigaciones sostienen que alrededor de esta semana el bebé ¡creará su primer recuerdo!

Pero eso no es todo... Aproximadamente en esta semana el bebé ya es capaz de reconocer tu voz. ¡Aprovecha y disfruta cantándole y contándole cuentos!

Lentamente, el lanugo (esos pelillos que recubrían el cuerpo del bebé) comienzan a caer, aparece el pelo en cejas y pestañas ¡e incluso en la cabeza! ¿Y las uñas? Ya están formadas. ¿Puedes imaginar sus deditos?

Hacia finales de las 26 semanas de embarazo, tu hijo medirá aproximadamente entre 35 y 37 cm. de la cabeza a los pies y pesará unos 1.100 o 1.200 gr. ¡Qué grande está!

26 semanas de embarazo: Los cambios en el cuerpo de la madre

Estás terminando ya el segundo trimestre del embarazo, ¿cómo te sientes? Seguramente, tienes ya una tripa prominente. Esto se debe a que tu útero se encuentra en las 26 semanas de embarazo unos tres dedos por encima del ombligo. Hablando de eso, ¿ya se te ha salido? Es bastante común que el ombligo salga hacia afuera debido a la presión ejercida por el útero. ¡Tranquila! Volverá a su lugar después del parto.

De ahora en más, tu vientre seguirá creciendo y serás capaz de notar un aumento de su volumen de una semana a la otra. Recuerda mantenerlo bien hidratado para aliviar los picores e intentar evitar la aparición de estrías. El crecimiento de tu tripa puede acarrearte también dolores de espalda, en el enlace encontrarás algunas recomendaciones para aliviarlo.

Cuidados y sugerencias en las 26 semanas de embarazo

Como siempre te recordamos, es muy importante que lleves una dieta equilibrada y saludable, libre de alcohol, tabaco y medicamentos no recetados y no olvides tomar bastante agua para combatir el estreñimiento.

Presta especial atención a la retención de líquidos, un malestar que afecta a un gran porcentaje de embarazadas... Entonces, ¿por qué prestar atención? Sencillamente porque los edemas en las piernas luego de una noche de descanso pueden ser síntoma de preeclampsia, una condición que debe ser evaluada y tratada velozmente por los médicos.

¿Estás durmiendo bien o tienes insomnio? En las 26 semanas de embarazo, y de aquí en adelante, muchas mujeres experimentan ciertos problemas para dormir debidos a los cambios hormonales y a los movimientos del bebé. Intenta relajarte y descansar lo más posible...

Si aún no lo has hecho, aún estás a tiempo de realizar la analítica del segundo trimestre y en el caso de que seas RH Negativo, puede ser el momento adecuado para la administración de la inyección de gammaglobulina anti-D. Consulta con tu médico al respecto.

¡Nos leemos la próxima semana!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies